miércoles, 17 de junio de 2009

Brainstorm de las 2:37 am

Una de esas entradas que no va a leerse nadie.

No sé qué me impulsa a escribir esto. No estoy de bajón, ni deprimido. Son las 2:30 de la mañana, debería estar durmiendo para preparar la larga jornada (otra más) de estudio atroz, inacabable, con conceptos inexistentes o inventados, para conseguir contestar a un número elevado de preguntas que va a hacerme un tío y juzgar si estoy o no aprobado. Unos y ceros. Puedo vaticinar que, si mi nota es una combinación de esos dos números, no será en el orden anterior. ¿Y qué?. Mi éxito depende de ello. O al menos eso veo en cualquier lugar al que miro. En los carteles publicitarios. En los coches que pasan por la calle. En los ojos de los vagabundos borrachos que se acercan a pedir tabaco. En las caras de las monedas, mirándome grave y solemnemente. En las aceras, en los panfletos, en las farolas, y en las bolsas de patatas fritas. El éxito. ¿Para qué lo quiero? Aunque realmente eso no importa. No sé para qué lo quiero, pero sé que lo quiero. ¿Pero qué es el éxito? ¿Un diez? ¿Estabilidad económica? ¿Ser feliz? ¿Ser irresisible? ¿Ser rico?. El diez no me sirve para nada: muy bien, tuviste un diez. O al menos eso dijo tu profesor, que puede estar tan equivocado como cualquier otro. La estabilidad económica no es posible. Puedo ganar toda la pasta del mundo, y al señor del banco no cuadrarle las cuentas, y ya la hemos jodido. La felicidad...un concepto precioso. Todo el mundo quiere ser feliz. ¿Cómo se hace?. ¿Qué es la felicidad para ti? Un estado pasajero que blablabla. Lo siento, déjate de definiciones teóricas, tú dime cómo se hace. ¿No sabes?. ¿Ser atractivo? Para tener muchas mujeres y ser muy feliz...¿no?. No no, espera...ser rico, para tener muchos yates y ser feliz. Y una mierda todo. También puedes probar con los nicks del messenger, una fuente de sabiduría infinita. O puedes probar con la tele, sí. Allí hay información de primera mano de gente exitosa, y venden productos para tener éxito. No falla, seguro. Bueno, seguro seguro...O no, ya sé, el amor. Entendido como una serie de reacciones químicas que suceden en tu cerebro sin tu permiso para asegurar que la especie se perpetue, claro. Pues explícaselo tú a Romeo ahora qué está en el cajón, que a mí me da la risa. Y mientras, todos haciendo como si nada. Tranquilos chicos, encontraremos la FELICIDAD. Y entonces habremos tenido EXITO. Y seremos IRRESISTIBLES, y RICOS. Y eso te lo dice el señor al que pagas para que te diga lo que tienes que hacer, y cómo hacerlo. La Tierra gira y punto, pero shhh. Si lo dices en alto, a la hoguera. Es mejor creer que hay que pagar para que siga girando, como una enorme máquina expendedora. Así, mientras gire, todos podemos seguir buscando la felicidad. Para eso nos educan en un sistema en el que el 90% de la gente llega a los 18 años sin tener ni idea de quién escribió el Quijote, o quienES eraN Ortega y Gasset. Y Confucio inventó la confusión. Eso sí, son todos superiores a ti. Tienen derecho a llevar sus malditos trastos musicales a toda leche en el metro, o en el bus, o por la calle. O a contarse en la biblioteca qué rico estaba el cocido de su madre. Y por lo tanto, tú tienes derecho a agarrar una palanca y ponerte a golpear sus cabezas contra la acera hasta que allí no quede más que una asqueroso conglomerado de masa cerebral y sangre, seguramente más útil ahora que antes. Claro, que lo anterior lo puedes solucionar pagando. Tú paga, y entonces te enseñaran la misma nada, pero será nada pagada. Y eso señores, ya es otra cosa. De todos modos no te preocupes, seguramente a ti no te toque eso. A ti te toca la otra parte, la de madrugar, la de perder el transporte público cuando hiela, la del baño con azulejos rotos. Al menos tienes espejo, puedes buscar la felicidad allí. Lástima de venda.

Acabaría, parafraseado al maestro, con un "perdón por la tristeza", pero no me parece apropiado mentir ahora. No lo siento en absoluto.

17 comentarios:

  1. Conformate con saber que para cuando esos sean el futuro tu ya tendrás tu sustento garantizado, porque si no se pega un tío cualquiera. O se lo pega a ellos, vaya.

    La felicidad... para mí la felicidad es vivir tranquila, tener un trabajo que me gusta, unos amigos con quienes poder pasar el rato, una familia que me quiere y me apoya. Lo demás son añadidos. Y la felicidad no es el destino, es el camino. Pero claro, no puede ser una felicidad ruidosa constantemente, porque entonces, probablemente, acabarías muerto de tanta felicidad.

    Éxitos con tus exámenes.

    ResponderEliminar
  2. Yo odio los días en que me encuentro de esta guisa (muy pocos, por suerte). Creo que lo peor es mirar hacia el futuro en vez de mirar el presente. Y empezar a compararte con los demás: hagas lo que hagas, siempre va a haber alguien que te parezca mejor que tú, sea en lo que sea.
    Como comsejo: no te comas la cabeza demasiado. No sirve absolutamente para nada (salvo como interesante trabajo cerebral), y puede hacer que llegues a conclusiones falsas a partir de información sesgada. En las que, por supuesto, tu febril mente ha estado trabajando para hacerlas peor de lo que son. En vez de montarte castillos en el aire, te montas perversiones irreales reflejos de tu peor pesadilla.

    Un abrazo, colega.
    Y suerte. ;)

    ResponderEliminar
  3. La felicidad o la infelicidad son lo que ocurre cuando comparas el presente con las expectativas anteriores. Estoy donde quiero estar? con quien quiero estar? tengo lo que quiero tener? soy lo que quiero ser?

    Somos máquinas térmicas sometidas a la temporalidad y al azar, y por tanto a la incertidumbre. Julio Cesar estaba deprimido a los veinte años porque a su edad Alejandro Magno ya era dueño del mundo. Tú, ¿Qué esperas de ti? ¿De quién te gustaría rodearte en el futuro? ¿Lo tienes? ¿Estás en el camino?

    Yo a día de hoy no tengo un puto duro y sigo viviendo en casa de mis padres, pero me reuno con gente que, con la excusa del teatro, estamos generando un espacio de libertad en medio de la jungla. A día de hoy esa es mi felicidad. Estoy seguro de que tu tienes algo parecido. Ni que sea este blog.

    ResponderEliminar
  4. Para mi ser feliz es encontrarme 1 euro en una chaqueta que no usaba desde hacía un año, que mi madre compre ferrero rocher cuando menos me lo espero, tener noticias de alguien que fue importante para mi pero que por alguna razón perdimos el contacto.
    Hacer el amor a alguien que te haga el amor.
    Que llueva mucho y huela a limpio. Meterme en la ducha y cambiar el agua de caliente a fría sin ni siquiera yo saber cuando.
    Encontrarme un centimo en el suelo y dejarlo para el siguiente porque yo ya tengo suerte.
    Pero bueno, que a mi de pequeña me compraban un lápiz y yo era tan feliz con mi lápiz nuevo, así que, tampoco te fies.
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues es irónico, porque comerte la cabeza así es lo que hace que no seas feliz. Feliz es quien acepta lo que tiene, no se siente mal por lo que no puede cambiar e intenta mejorar lo que puede. Pero te va a dar igual que otros te digan cómo son felices, por supuesto. Tu propia felicidad solo puedes encontrarla tú, obviamente.

    ResponderEliminar
  6. Eres un genio.
    Pero la estabilidad, sea en el campo que sea, conlleva rutina. Cuando el amor es rutina, deja de ser amor. Cuando el dinero es rutina, deja de ser dinero. Cuando la felicidad es rutina... bueno, no, esta no suele serlo.

    Si se diera la estabilidad en cualquiera de los tres casos, sería cuando el tedio daría acto de presencia, y el vacío, y la falta de motivos por los que luchar inundarían de NADA una vida sin ilusión.

    Sin ilusión por enamorarse de X, por ver como X se enamora de ti, por ganar X y así hacer X, por conseguir hacer X y así alcanzar por un tiempo la felicidad. Son conceptos tan efímeros, que de no serlo, no tendrían valor para nosotros, ¿no crees? Eso le da una pizca de sentido a nuestras vidas sinsentidas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Que pa qué estudias y todo eso?
    Pues para tener una profesión y ser alguien de provecho a la sociedad y no un loco (Sí, psiquiátras y otros expertos andan jugueteando desde hace unos años con esta definición utilitaria de cordura)

    Cómo estamos inmersos en la sociedad como hojas en un torbellino de viento nos cuesta ser juez ecuánime, ya que somos parte. Aquí te pongo pues algunas consideraciones sobre esto tenidas hace casi un siglo por un observador externo a nuestra sociedad y rescatadas para nosotros por un amigo suyo traidor:

    Cada Papalagi tiene una profesión. Es difícil decir exactamente lo que esto significa. Es algo para lo que se debe tener un gran apetito, pero parece ser que la mayor parte del tiempo falta. Tener la profesión significa hacer siempre las mismas cosas. Hacerlas tan a menudo que incluso podrías hacerlas con los ojos cerrados y sin esfuerzo alguno. Si mis manos no hicieran nada más que construir cabañas o tejer esteras, entonces mi profesión sería la de constructor de cabañas o tejedor de esteras.

    Hay profesiones masculinas y femeninas. Lavar taparrabos en la laguna y abrillantar las pieles de los pies son profesiones femeninas; navegar en un barco por el mar y disparar a los pichones en el bosque son profesiones masculinas. Las mujeres generalmente abandonan sus profesiones cuando se casan, pero es realmente entonces cuando el hombre emprende la suya. Un alii otorga sólo su hija a un pretendiente que esté preparado para su profesión. Es norma que todo hombre blanco tenga su profesión...
    ...El Papalagi tiene tantas profesiones como piedras hay en la laguna. Todo lo que hace lo convierte en una profesión. Cuando alguien recolecta las hojas del árbol, ejerce una profesión. Cuando alguien lava los cuencos de la comida, ejerce una profesión. Todo lo que hacen, con sus manos o con sus cabezas, lo llaman profesión...
    ...Todas estas acciones son profesiones: llevar los utensilios de comer, coger peces y recoger fruta. Y sólo aquellos que ostentan esa profesión están cualificados para ejercerla.

    Nosotros podemos ver claramente que su modo de vida es equivocado y que está en claro desacuerdo con los deseos del Gran Espíritu, porque hay gente blanca que ya no puede caminar y que acumula grasa en la parte más baja de sus ancas, como los cerdos. Viéndose forzados por su profesión a estar sentados todo el tiempo, no pueden ya levantar ni tirar una lanza, porque sus manos pueden únicamente sostener el hueso-que-escribe y ellos están siempre sentados en la sombra, escribiendo tussi. Han llegado a ser incapaces de domar ponis salvajes, porque siempre están mirando a las estrellas o desentrañando sus propios sentimientos.

    ResponderEliminar
  8. Las profesiones también hieren a los Papalagi en otro sentido y cada vez se distinguen más y más como aitus.

    Por ejemplo, es grande construir una cabaña, cortar los árboles y convertirlos en tablones, levantar las maderas, cubrirlas con el tejado y, finalmente, cuando los tablones y las vigas del techo están fuertemente atadas unas a otras con fibras de coco, cubrirlo todo con hojas secas y cañas de azúcar. No tengo que deciros que es una gran alegría cuando un pueblo construye una nueva cabaña para su jefe, compartiendo la alegría también mujeres y niños.

    Pero, ¿y si solamente se permitiese a unos pocos de nosotros ir al bosque a talar los árboles y a cortarlos en tablones? ¿Y si a aquéllos pocos se les prohibiera asistir al levantamiento de las maderas, porque su trabajo sólo es derribar árboles y cortar tablones? ¿Y si a la otra gente que ha levantado las maderas no se le permitiera asistir al entramado del techo porque su trabajo es sólo de instalador de maderas? ¿Y si a los hombres que han tejido los tejados no se les permitiera asistir a la colocación de las cañas de azúcar, porque tejedor de esteras es su profesión? ¿Y si a ninguno de ellos se les permitiera recoger de la playa los guijarros usados para el endurecimiento del suelo, porque ese sería el trabajo de aquellos cuya profesión es recolector de guijarros? ¿Y si sólo aquéllos que van a habitar la casa tomaran parte en las festividades de inauguración y todos los que han ayudado a construirla, no?


    Bueno, pues eso :)

    Más en: Los Papalagis: Discursos de Tuiavii de Tiavea, jefe samoano

    ResponderEliminar
  9. La felicidad... Humm, es algo más que una sensación, más que una emoción.. Yo diría que es algo así como un estado de ánimo, ¿no?

    Bueno, pues si es un estado de ánimo debe de ser una de las poquísimas cosas que están bajo nuestro control.

    El truco que usa la sociedad para que seamos los miembros disminuidos que necesita es hacernos creer que no depende de nosotros. Así toda la energía que ponemos en conseguirla (que puede ser más que la que un humano equilibrado gastaría en sobrevivir), la puede desviar, este monstruo holista que conformamos, en provecho de fines que nos son ajenos.

    Suerte con los exámenes!!

    ResponderEliminar
  10. Madre mía, menuda he liado en un momento. A ver, por partes.

    A todos: Lo primero, gracias por la afluencia de ánimos. La verdad es que esta es la peor semana, en cuatro días tengo dos de los exámenes más bestias de este año. Algo a lo 300, pero sin Leónidas. De todos modos, repito que no estoy/estaba de bajón, simplemente cometí el error de pensar "para qué". Tampoco me refería únicamente a los estudios. Hablaba de ese sentimiento colectivo de "cuando vaya a la universidad seré más feliz. Cuando acabe la universidad seré más feliz. Cuando encuentre trabajo seré más feliz. Cuando tenga coche y casa propios seré más feliz. Cuando me case seré más feliz. Cuando tenga hijos seré más feliz. Cuando mis hijos se vayan de casa seré más feliz". De repente, y sin buscarlo (porque la verdad es que estaba tan tranquilamente tirado en mi cama),me pareció todo más estúpido que de costumbre. De hecho, aun me lo sigue pareciendo.

    Min: realmente saber que tendré más estabilidad económica o más cultura que esa gente me es indiferente. Es probable que ellos disfruten más que yo en la vida, y no se me ocurre nada mejor que hacer. Con respecto a la felicidad sí, sé que está "compuesta" de momentos, o detalles, y no existe la felicidad "global". Precisamente por eso me parece tan absurdo encontrar miles de personas con planes hechos de aquí a que dos años después de muertos, todos en busca de la "felicidad".

    Rad: como siempre, atinas. Realmente esta temporada yo he conseguido ser feliz, precisamente por no pensar en ello. Pasan cosas, vamos tirando. Y todos los días tienen algo bueno. En el fondo lo sé, ahí está el truco. Aprendí a no comerme el tarro, pero tengo la impresión de que ayer me saturé por completo ;). Un abrazo tío.

    Herr Director: te digo más o menos lo mismo que a Rad. Sé que el truco es no pensarlo, siempre se le puede sacar punta a todo. Incluso a la situación más maravillosa del mundo. Y por cierto, a ver si consigo saber algo de cómo marcha tu teatro, que hace bastante que no te veo por el msn. Si este verano tengo medios, me escapo para allá.

    Ladrona: aunque no me creas, eres una de las personas más felices que conozco. No sé como te lo montas, pero vives todo con una intensidad increible, y reconozco que te envidio por ello. Tú corroboras mi teoría: el truco está en no pensarlo, en las cosas pequeñas.

    Jez: lo que a mí me jode es el hecho de que pensar de más te haga infeliz. Aceptarse tal y como eres, con lo que tienes, hace las cosas mucho más fáciles, pero si sigues pensando estás jodido. Y si te cuesta dejar de pensar, tienes un problema. Pero lo que más rabia me da, con diferencia, es que "garrulos hechos a propósito" (cuidado, que hay gente que no tiene la más mínima cultura por circunstancias ajenas, y tienen muchísima más inteligencia y felicidad que ninguno de nosotros) sean completamente felices con la Jenny, un coche tuneao, y un par de oros en los dedos. Eso me provocaría mucha felicidad: exterminarlos :P

    John, lo primero gracias por el cumplido (soy buen actor :P). Coincido contigo en el tema de lo efímero. Siempre he creído que la vida eterna es seguramente lo peor que le puede pasar a alguien. Con todo el tiempo por delante, absolutamente todo perdería su valor. Y la rutina mata la felicidad. Pero podía durar un poco más, ¿no?.

    Huelladeperro: no conocía el texto, y te agradezco infinitamente que lo hayas plantado aquí porque pienso leermelo entero. Tienes razón en que la felicidad puede autoprovocarse. Incluso el color de la ropa o la música que escuches puede cambiar tu estado de ánimo. O tu manera de enfocar cada cosa. Pero que la sociedad "venda" felicidades me parece algo terrible. Y me cabrea sobremanera. Seguramente, parte del secreto esté en no hacerle caso....

    De nuevo, gracias a todos. Cuando acabe los exámenes os retornaré todo el amor bloggeril que estoy recibiendo ;)

    ResponderEliminar
  11. Lo primero... comenzar una entrada con un "nadie va a leerse esto" hace que la gente quiera leerlo. Supongo que ya lo sabrías, pero lo recalco. De todos modos yo casi siempre suelo leerte (las últimas entradas debo de admitir que no porque no he pasado naaada de tiempo frente al ordenador).

    Hace tiempo (un año) yo escribí un texto muy similar al tuyo, y tampoco estaba en absoluto de bajón ni tras escribirlo me puse triste ni bla bla bla. Son momento de.. cómo decirlo.. ¿lucidez? Sí, puede. En fin, que un placer leer textos como el que has escrito, yo debo de ser algo rara porque son de los que más me gustan. Comparto tu opinión (a pesar de que yo sufro con frecuencia de esas pequeñas felicidades por cosas que a los demás le parecen comunes)

    ResponderEliminar
  12. ¡Se me olvidaba! Me has hecho soltar un carcajada con lo de Ortega y Gasset

    ResponderEliminar
  13. Irónicamente, en la actualidad triunfador y sus sinónimos sociales tales como satisfacción, bienestar e incluso estabilidad suelen tener el mismo significado que ser puta.

    Tener éxito significa condescender para con un modo de vida basado en la falsedad. El principal requisito para el éxito es, sin lugar a dudas, la capacidad de engañar. Necesitas saber mentir tan bien o ser lo suficientemente estúpido como para creerte tus propios engaños. Así, mientras aceptas cualquier cosa y se te pasa la vida sin disfrutar, entre relaciones falsas y apego a nada importante, finges que te gusta. Como las putas. Tener éxito significa sonreír mientras tragas mierda y se te va la vida.

    A veces dan ganas de ser un fracasado.

    ResponderEliminar
  14. La felicidad está en conformarse con lo que uno tiene. Los inconformistas nunca seremos eternamente felices. Cuanto antes te hagas la idea, mejor.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que es más feliz el que intenta serlo que el que "lo tiene todo" y se cree que lo es. De todas formas es subjetivo, cada persona será feliz dependiendo de por lo que haya pasado antes. El que nunca ha sido infeliz, no sabrá valorar el momento en el que sea feliz.

    ResponderEliminar
  16. Neurótica, la verdad es que realmente pensaba que nadie iba a leerse semejante entrada, soltada de golpe y sin mucho sentido. Quiero creer que todo el mundo tiene días así, estas cosas van y vienen. Y si no, lo siento por ellos :P

    Raskolnikov, siempre he creído que es algo intrínseco a los bohemios el amor por el fracaso...¿qué le vamos a hacer?

    Barbi, lo dicho. Pensar te hace infeliz. Menuda putada...

    Ladrona, eso es precisamente la felicidad del tonto. Es "feliz" y no se plantea más. Lo que me repatea es que me temo que son más felices que los que muchos de los que lo intenta...Pero mira, llevas mucha razón. Si la felicidad fuese eterna, no valdría nada.

    ResponderEliminar
  17. No jodas, es que no sé cómo no lo viste claro mucho antes (a las 3:33 o así): "no pensar da la felicidad".

    ¡No te lo plantees, sólo hazlo! No sea que vayas a llegar a un callejón sin salida, a un dedo de guante como este, y la hayamos jodido. Vayan a ramificarse tus prolongaciones dendríticas. Está claro: no conocer da la felicidad. No abrumarse ante la inmensidad apabullante de todo da la felicidad. Lo saben todos. Quién quiere Filosofía. Quién quiere Astrofísica. Teniendo Felicidad. Mira: Grado en Felicidad y Ciencias de la QuéVulgaresMeParecéisTodos,Copón. Nuestros titulados tienen asegurada una alta inserción vital.



    PD. "Tú paga, y entonces te enseñaran la misma nada, pero será nada pagada."

    Puto genio. De los cojones. Eres.

    ResponderEliminar