domingo, 31 de octubre de 2010

Papá va a matarme

Hoy bailé solo en la habitación
gritando las peores palabras
que el tiempo me ha enseñado.
Prendí fuego a mi ropa,
destrocé los jarrones de porcelana,
salté en la cama hasta partirla.
Mastiqué y escupí
cada palabra que quedaba por aquí.
Arranqué todas las hojas de los libros
para hacer con ellas una hoguera
y seguir bailando hasta la sangre.
Saqué la automática y vacié el cargador
contra la jodida pared, cuánta pared.

Papá va a matarme cuando llegue.




2 comentarios:

  1. Pero, ¿a que salió toda la ira?

    Entonces ha merecido la pena.

    Bicos sin cementerio

    ResponderEliminar